,

1 de mayo – Día de lxs Trabajadorxs

Las mujeres sufren mayores niveles de desempleo y precarización laboral que los varones y ganan en promedio un 27% menos que sus pares. Esta brecha se amplía para quienes están precarizadas y alcanza casi el 40%. En la Argentina, la mayor parte de lxs desocupadxs son jóvenes menores de treinta años, entre ellxs 1 de cada 5 mujeres jóvenes está sin empleo y en algunas provincias superan el 25% de desempleo. Es decir, casi el triple del promedio nacional.

El sector que mayor cantidad de mujeres emplea es el de los servicios domésticos. Allí se desempeña casi el 20% de las trabajadoras ocupadas. Ellas son quienes sufren los mayores niveles de informalidad (más del 76%) y los salarios más bajos de la economía.

Pero hay otro tipo de trabajo que siempre remarcamos desde Economía Femini(s)ta. Es el trabajo doméstico no remunerado, todas esas tareas que se llevan a cabo en el hogar y permiten que la producción de bienes y servicios en la economía siga funcionando.

Las mujeres llevamos adelante el 76% de las tareas domésticas y de cuidados no remunerados. Esta redistribución de los trabajos no pagos genera pobreza de tiempo e impacta de manera negativa sobre las posibilidades concretas de conseguir empleos formales o a tiempo completo y sobre la independencia económica.

En los próximos meses se va a discutir una reforma laboral que no nos incluye. Tampoco tiene en cuenta a las travestis y personas trans, cuyos niveles de inserción laboral son dramáticos: los escasos estudios que hay sobre ellxs muestran que tan solo el 18% de esta población consigue un empleo formal.

En el Día de Lxs Trabajadorxs, desde Economía Femini(s)ta y Presentes compartimos datos sobre el estado del cupo trans a lo largo del país y nos sumamos a su reclamo por trabajo formal.

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *