,

En cuarentena seguimos menstruando

Colecta destinada a la compra de insumos menstruales en las villas por parte de las compañeras de La Poderosa

La pandemia de coronavirus nos enfrenta a un escenario en el que las desigualdades se profundizan. La pobreza, el trabajo informal y precario y el riesgo habitacional, factores que afectan principalmente a las mujeres, se agudizan en el aislamiento preventivo obligatorio. Este contexto excepcional no trae novedades, sino una imagen más cruda de la realidad. Y así como la precarización y la carga de trabajo doméstico no se detienen, la menstruación tampoco. Desde 2017 en Economía Femini(s)ta llevamos a cabo #MenstruAcción, una campaña que busca la quita del IVA a los productos de gestión menstrual, su provisión gratuita en espacios comunitarios y el impulso de investigación y socialización de datos que permitan tomar decisiones tanto públicas como privadas con el objetivo de desestigmatizar la menstruación. Hoy, en el marco de esta emergencia sanitaria, el costo anual de las toallitas ronda los $2.900 y el de los tampones, los $3.800. Resaltamos la necesidad de productos de gestión menstrual para quienes no pueden adquirirlos, dado que el uso de materiales inadecuados para contener el sangrado refuerza la vulneración de los sectores de menores ingresos exponiéndolos a infecciones. Por eso, en el mes de la salud menstrual, iniciamos una colecta destinada a la compra de estos insumos en las villas por parte de las compañeras de La Poderosa. En tiempos abocados a definir trabajos y productos esenciales, recordamos que la gestión menstrual es una necesidad básica.

DONACIONES:

Conocé más sobre la campaña #MenstruAcción

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *