Lucila Schonfeld

“No me guió el feminismo, sino un recorrido caprichoso por el trabajo de algunas mujeres que marcan caminos, abren senderos, como los que vamos caminando juntas en este movimiento renovado que ya no se detendrá, del que también Economía Femini(s)ta forma parte”, dice Lucila al mandar estas recomendaciones.

Libros:

La memoria de las hormigas, de Iolanda Batallé: una mujer deja todo y se dedica a limpiar la playa con un tractor en las madrugadas. Mientras, nos regala esta novela, que “es como la manzana roja que la bruja le ofrece a Blancanieves”, según Constantino Bértolo: “hay en ella una ingenuidad malvada que aflora lentamente”. Iolanda fundó en 2016 la editorial Rata 

Macaneos. Las columnas de Confirmado (1967-1972), de Sara Gallardo, compiladas por Lucía de Leone.

Escritas hace casi cincuenta años, en esas columnas está el humor y la inteligencia de una mujer que pensaba su época desde el futuro.

Otras lecturas: “A mí me mata el asesino”, de María Fernanda Ampuero, el primer “manifiesto” de la serie #viajosola, que estalló desde la revista Anfibia luego del asesinato de dos argentinas en una playa de Ecuador a comienzos de 2016. Esa serie abrió el debate sobre cuándo estamos “solas” o no las mujeres.

Películas: 

La luz incidente, protagonizada por Erica Rivas. Una hora y pico asfixiante para pensar en la libertad, la ausencia de. O el deseo de.

La belle saison (traducida aquí como Un amor de verano), de Catherine Corsini (LINK).

Música: Primero, pionera en pegar el grito, Bebe. Casi toda su música molesta donde hay que molestar. Y otras mujeres que dejan todo en el escenario y cuestionan con su arte el orden establecido: BuikaSilvia Pérez CruzLila Downs. Y para no dejar a afuera a un varón argento: Carlos Casella.

Teatro: 
¿Cómo vuelvo?, María Merlino sobre cuentos de Hebe Uhart.
Campo minado, algo más que teatro pergeñado por Lola Arias, una mujer que hace un trabajo increíble.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *