,

Ni relojes, ni medias, ni calzones, para este día del padre: licencia de paternidad para los varones!

Por Mercedes D’Alessandro

Solo el 43 por ciento de los países del mundo cuenta con una licencia de paternidad paga. En la Argentina son 2 días, uno posterior al nacimiento y el otro podrá ser utilizado con posterioridad si así lo requiere la inscripción del nacimiento (dice la ley). En Paraguay les otorgan 3 días y en Brasil son 5. El feliz y flamante padre tiene laboralmente habilitado el día del parto, le dará un par de palmaditas al bebé, hará algún mandado y al trabajo de nuevo. Eso es lo que el Estado y las empresas entienden de la figura paterna en un momento tan importante de la vida de una persona. Y eso es lo que refuerza luego una configuración de roles en la crianza y los cuidados asimétrica que produce una serie larga de desigualdades entre varones y mujeres.

Existen experiencias alentadoras en torno a esta cuestión que vienen de los países nórdicos, donde se utilizan licencias compartidas que buscan modificar esa distribución tradicional de roles dentro del hogar anacrónica, parte de un mundo laboral del pasado. Las mujeres tienen días durante el embarazo y después del parto, luego llega el turno del padre que también disfruta de unos meses. En 1974, Suecia fue el primer país en ofrecer una “licencia para ser papá”. Al principio, los días eran transferibles. Eso no funcionó porque los beneficiarios, acostumbrados a un esquema diferente, les pasaban sus días a sus parejas. Esto derivó en la introducción de cuotas obligatorias que se otorgan a padres y otras a las madres (e intransferibles, si no los toman los pierden). Hoy el 90 por ciento de los padres se toma sus días. En Japón también existen este tipo de licencias, aún no obligatorias. En 2015 solo 2 por ciento de los padres japoneses habían hecho uso de ellas. Es que los estereotipos largamente arraigados hacen que aún sea difícil para los varones quedarse en casa a cuidar a los chicos. Es como si fuera algo erróneo, anómalo, como si estuvieran haciendo una tarea exclusiva y central de la mamá. La experiencia de Canadá, también con licencias extensas, muestra que cuando los papás se toman la licencia, aumenta su participación en las tareas del hogar en un 23 por ciento.

Horarios más flexibles en el trabajo también contribuyen a hacer más llevaderos los primeros meses y mejorar la calidad de vida de las familias. El combo se agranda con sistemas de jardines maternales (gratuitos o accesibles) que permiten a los padres continuar con su vida laboral sin que eso los obligue a duplicar sus jornadas y terminar exhaustos o a gastar fortunas en contratar niñeras y empleadas domésticas. La mayoría de los especialistas en el tema argumentan que abordar esta cuestión de conjunto es mejor que una licencia larga para la madre porque si no, se termina reforzando esa organización en la cual la mujer es la encargada y/o responsable principal del cuidado de los hijos y el varón solo cumple un rol secundario. Los siglos de cultura de macho proveedor atacan desde todos lados a varones y mujeres.

En el día del padre, qué mejor que proponer a los papás pelear por ese derecho a participar de los cuidados, desarmando estereotipos de género y avanzando en el camino de una sociedad igualitaria.

 

Publicada en BAE.

5 comentarios
  1. Valeska
    Valeska Dice:

    ¡Me alegro de encontrar este artículo! Hace rato vengo pensando y diciendo que para igualar derechos laborales a la mujer se deberían incluir alternativas como esta. Gracias.

    Responder
  2. Leandro
    Leandro Dice:

    Me parece improductivo para un país que ambos tengan licencia. Menos gente produciendo es muy caro para la economía nacional (del país que sea).

    Se pierde mucha fuerza laboral necesaria para el avance.

    Responder
  3. Ruy
    Ruy Dice:

    Me parece positivo tambien para las mujeres, en el sentido en que pueden ser discriminadas a la hora de ser elegibles para un trabajo por estar “en edad” de tener hijos. Si hay identica licencia para hombres, no tendría ninguna ventaja económica contratar a un hombre en lugar de una mujer

    Responder
  4. Sebastian Klein
    Sebastian Klein Dice:

    Y también necesitamos “Días por hijo/a”, estoy cansado que me descuenten el día por llevarlo a mi hijo a la guardia, siendo que con ese derecho sólo cuenta la madre, 10 días por año con goce de sueldo. Los padres y nuestrxs pibxs tenemos el derecho de cuidarnos y ser cuidadxs

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *