Sexismo en la economía

Apuntes sobre la nota  “Wielding Data, Women Force a Reckoning Over Bias in the Economics Field”, de  and

Por Magalí Brosio

 

De acuerdo al comité encargado de evaluar la situación de las mujeres en las ciencias económicas de la American Economic Association, el progreso se estancó en varias áreas. Un estudio realizado por Erin Hengel, economista de la Universidad de Liverpool, concluyó que los papers escritos por mujeres economistas estaban en promedio un 6% mejor escritos que los de sus pares varones pero el proceso de peer review demoraba medio año más para ellas.

La economista Sharpe, por su parte, advirtió sobre los obstáculos adicionales que enfrentan las mujeres afroamericanas: solo 52 se doctoraron en economía entre 2006 y 2015, un progreso escaso en relación a las 46 que lo habían hecho en la década previa.

Stevenson, economista de la universidad de Michigan, analizó libros de introducción a la economía y encontró que las mujeres ahí somos invisibles. Más del 90% de lxs líderes globales del mundo real son mencionados y la mayoría de los personajes ficticios son varones. Dentro de los personajes reales, solo un 7% de lxs policymakers mencionadxs son mujeres, y la mitad de estas menciones están concentradas en Janet Yellen, que será reemplazada próximamente por un varón.

 

 

Finalmente, cuando en alguno de los manuales se incluye a un personaje femenino ficticio para ilustrar un concepto económico es más probable que este personaje esté comprando o limpiando que dirigiendo una compañía o haciendo políticas económicas.

La nota se complementa además con una infinidad de “anécdotas” sobre cómo es ser mujer economista: desde que tus compañeros no te inviten a jugar al póker y creen redes propias hasta que te interrumpan cuando estás disertando.

 

Podés leerla completa (en inglés) aquí: https://mobile.nytimes.com/2018/01/10/us/politics/women-economics.html?referer=https://t.co/nSajvbNWVn?amp=1#click=https://t.co/nSajvbNWVn

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *