, ,

Voto feminista: la ESI dónde está

Por Lucas Grimson

 

Hoy en día son muy pocas las agrupaciones políticas comprometidas con la educación sexual integral (ESI). Hoy en día, somos lxs estudiantes, junto con lxs docentes, quienes por voluntad propia buscamos la manera de debatir sobre géneros y relacionarlo con las asignaturas. Sin embargo, esta no es una solución a largo plazo ya que genera que no sea obligatorio y que lxs docentes tengan que capacitarse más allá de las herramientas provistas por el colegio y quitarle tiempo al programa oficial que deben cumplir. Es esencial que todxs entendamos que sin ESI no hay #NiUnaMenos.

Las elecciones del próximo 22 de octubre, después de las PASO, son claves para la conformación de las cámaras en un contexto nacional bastante crítico. Todas las agrupaciones hablan de Ni una menos, pero como militantes de la lucha feminista, debemos preguntarnos, ¿quiénes llevan la agenda de Ni una menos al Congreso, el Senado y la Legislatura? Quienes gobiernan o ya gobernaron, ¿qué hicieron? ¿Quiénes se quedan en el discurso y quiénes lo llevan a la acción? Y de la Educación Sexual Integral, ¿alguien habla?

La postura de lxs gobernantes y candidatxs sobre el derecho al aborto no punible de forma legal, segura y gratuita, es un tema muy importante para analizar. Tanto Cristina Fernández de Kirchner como Mauricio Macri, María Eugenia Vidal y Esteban Bullrich han demostrado en diversas ocasiones su postura en contra del derecho al aborto: el gobierno anterior nunca impulsó el debate para su despenalización y la ex presidenta se manifestó claramente en contra, mientras que el gobierno actual vetó leyes, no se adhirió a protocolos y también dijo estar en contra.

En el oficialismo, el mismo Esteban Bullrich, que está en contra del aborto y que es primer candidato a senador de Cambiemos por la PBA, es ex ministro de Educación. Desde ese lugar, no hizo nada por asegurar la aplicación de la ley de Educación Sexual Integral; por el contrario, redujo presupuesto y anuló políticas que garantizaban su aplicación. Hoy en día, el gobierno impulsa varios proyectos en materia educativa. Entre ellos, hay una reforma (anti)educativa, la “Secundaria del Futuro”, para aplicarse en la Ciudad. En ella, intentan generar mayor integración entre los contenidos por lo que sería esperable que se incluya la ESI transversal pero, vaya sorpresa, no aparece en ningún lado. Por eso, en mi opinión como participante del movimiento estudiantil, junto con lxs docentes y otros sectores,  debemos frenar esta reforma no solo por implicar precarización laboral, recorte de orientaciones y contenidos y degradación de la labor docente, además de su inaplicabilidad, sino también porque no apunta hacia una secundaria que se adecúe a los tiempos que vivimos, ¿o acaso eso es posible sin ni siquiera mencionar la cuestión de géneros?

El movimiento estudiantil reclama por la aplicación de la ESI

Lxs estudiantes de todos los niveles necesitamos educación sexual integral para decidir. Desde que ingresamos al nivel inicial, directa o indirectamente recibimos ideas de diferentes maneras: por ejemplo, “todas las parejas son entre un hombre y una mujer” cuando debería ser, en todo caso, una idea de libertad de orientación sexual e identidad de género para fomentar la diversidad, es decir, conocer lo que existe para poder decidir. A medida que vamos creciendo, tenemos que conocer nuestros derechos como personas para tenerlos claros ante cualquier situación que nos incomode, como le suele pasar a muchas chicas acosadas que a veces no tienen la información necesaria para decidir porque nadie se las enseñó. Por otro lado, es usual que en los colegios primarios y secundarios recibamos clases sobre la sexualidad, uno de los ejes de la ESI. Sin embargo, estas clases son biologicistas y totalmente cisheteronormativas, es decir, no nos brindan información para decidir sino que simplemente insisten con el uso del preservativo y no mucho más. Allí, no se puede hablar de sexo como algo placentero, sino siempre puramente reproductivo. Además, este tipo de charlas se dan en un país donde “cada 5 minutos nace un bebé de una madre adolescente y cada 3 horas uno cuya madre es menor de 15 años”; esta problemática no es tratada ni tenida en cuenta. Por eso es que hoy en día el movimiento estudiantil secundario reclama por la declaración de la emergencia en violencia de género por la aplicación de la ESI con aulas y tutores específicas y por un protocolo para víctimas de violencia de género.

Esta situación que se vive en los colegios refleja todo un contexto nacional. Distintos movimientos y agrupaciones vienen organizando la protesta social feminista en nuestro país ya hace varios años. La misma protesta social fue, por ejemplo, la que logró revertir decisiones como la que tomó el presidente Macri mientras cada 18 horas una mujer moría víctima de un femicidio: recortó 67 millones de pesos del presupuesto del Consejo Nacional de las Mujeres, uno de los pocos órganos gubernamentales comprometidos contra la violencia de género, que después fueron devueltos gracias a la resistencia popular. Poco tiempo después, el Presidente, en la apertura de sesiones del Congreso, dio un discurso que no se refleja para nada en sus acciones: “Cada 37 horas una mujer muere por violencia de género. Todos nos unimos en el grito de ‘Ni una menos’”. Recientemente, el gobierno demostró una vez más que su preocupación por los derechos de las mujeres se queda –aunque apenas llega a eso- en el discurso, cuando impulsó una ley de libertad religiosa, incluyendo la objeción de conciencia que le permitiría, por ejemplo, a un juez a negarse a casar a una pareja homosexual o a un médico a negarse a llevar a cabo un aborto no punible. Es decir, ¿es posible que un funcionario público pueda poner su moral religiosa por sobre derechos de todxs, como el de la salud y el del matrimonio igualitario?

Otros espacios que participaron de las PASO, como 1País, Ahora Buenos Aires o el FIT, están integrados, en parte, por referentes del feminismo, como Victoria Freire, Myriam Bregman o Victoria Donda. Otras listas, como Evolución, también cuentan con propuestas en materia de géneros. Sin embargo, la aplicación de la ley de Educación Sexual Integral, siendo una de las bases más importantes para eliminar la cultura machista, no parece preocupar a muchxs candidatxs, ni a los gobiernos. Hay una necesidad urgente que es cubierta con una ley, pero si esa ley no se cumple de nada sirve. Tenemos que lograr que la ESI se aplique.

El feminismo es un movimiento político, entre tantas características, y en pleno crecimiento en este momento. Por eso, no podemos dejar de lado esta cuestión a la hora de votar, en un tiempo tan decisivo para la Argentina. El tema géneros debe ser parte de la discusión electoral.

A partir de esto, es importante que reflexionemos acerca de quiénes realmente llevamos a cabo acciones, ponemos el cuerpo por esta causa y quiénes simplemente aceptan o toleran lo que otrxs hacemos. No hacer nada por cambiar la sociedad es una forma de perpetrar el machismo. Volviendo a la aplicación de la ESI, es un ejemplo muy claro lo que ocurre en la mayoría de los colegios. Lxs estudiantes, desde las comisiones de género, proponemos actividades y, en general, las autoridades no tienen problema; pero ¿alguna vez serán ellas quienes impulsen algo en este tema? No suelen serlo, sino que, cuando las actividades se salen de lo típicamente estructurado, son quienes nos llaman la atención a lxs alumnxs, sin entender que “la desigualdad social es más violenta que cualquier protesta”. Entonces, en esos momentos, es cuando nosotrxs, lxs estudiantes, debemos recordarles que “disculpen las molestias, pero las/nos están asesinando”.

 

2 comentarios
  1. Manuela
    Manuela Dice:

    Las ideas plasmadas me parecieron clarisimas. Me interesa muchisimo la esi y todo lo que conlleva la aplicacion. Soy estudiante de trBajo social y la tematica me parece super interesante. Tuve la posibilidad de trabajar con pibes y pibas en talleres de esi y la verdad que es una experiencia increible.

    Responder
  2. Laura González Velasco
    Laura González Velasco Dice:

    Excelente nota. Comparto en un todo. Aclaro que Victoria Donda es nuestra compañera diputada nacional de Libres del Sur pero que en esta ocasión no es candidata. Como feminista y docente integro el Frente por la Educación Sexual Integral y el Parlamento de las Mujeres de la Legislatura porteña en representación de Mumalá. Soy Consejera del CESBA. Desde todos estos ámbitos plurales participo impulsando el cumplimiento de la ESI. Realizamos una encuesta, un pedido de informes a la ministra Acuña y presentamos un protocolo para las escuelas. Mi nombre es Laura Velasco y soy candidata a legisladora porteña por 1País. A disposición. Muy orgullosas de que sean las/os pibes los que empujen la ESI

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *